Reino Unido da luz verde a las licencias globales de patentes esenciales en estándares tecnológicos

El pasado 23 de octubre la Corte de Apelación de Reino Unido emitió la sentencia que ponía fin a la segunda instancia del asunto Unwired Planet vs. Huawei Technologies. El contexto judicial en el que pivota la citada resolución surge de un primer procedimiento en materia de infracción de patentes esenciales en el ámbito de telecomunicaciones. Los antecedentes de hecho beben de la proposición de una licencia que englobaba el portfolio mundial de patentes esenciales 2G, 3G y 4G de Unwired Planet (UP). Sin embargo, la mercantil Huawei únicamente estaba interesada en las patentes en vigor en Reino Unido. En este sentido, declinó la oferta de UP por considerar que pagar un royalty más alto por la concesión de derechos de explotación que no iba a usar en otras jurisdicciones era injusto.

Ante la negativa de aceptar la oferta propuesta, Unwired Planet decide emprender una acción de infracción en Reino Unido por el uso de los derechos en conflicto. En primera instancia, el Juez a quo determinó que, además de existir una efectiva infracción de los derechos de Patente, una licencia global sí era susceptible de ofertarse en términos FRAND (Fair, Reasonable and Non Discriminatory Terms and Conditions).

Huawei, descontenta con la resolución que abre la puerta a que Reino Unido tenga jurisdicción para conocer del pleito, decide recurrir la sentencia en apelación. A este respecto, en su escrito de recurso se apoya en el argumento de que, en un principio, no puede determinarse que una licencia global reúne los términos FRAND a raíz de un pleito en materia de infracción de patente nacional.

En este orden de cosas, el Juez ad quem confirma la decisión del Juez de instancia, apoyando el instituto de la licencia global. Arguye la decisión con base en el efecto internacional que presentan las patentes esenciales, la practicidad de una licencia global en las negociaciones y el ahorro de costes que supondría no acudir a diferentes jurisdicciones y así evitar un mayor número de litigios.

Los expertos en la materia se preguntan qué sucedería si tanto la oferta como la contraoferta se emiten siguiendo términos FRAND. Finalmente, será el titular del Derecho de Patente esencial quien decida, entre las opciones planteadas por las partes, con cual se queda.

En sentencias como la comentada se vislumbra como el sistema no sólo salvaguarda los intereses privados, sino también la innovación. De no ser así, la investigación y el desarrollo de proyectos enfocados a la estandarización tendrían fecha de caducidad.

Mientras tanto, seguiremos de cerca el avance de la tecnología y las futuras decisiones que desencadene el estándar 5G.

 

Rocío Quirante – Abogada

Ballester IP