Traducción

Validación de patentes

La traducción de cualquier documento implica unos conocimientos y experiencia acordes a la naturaleza del texto. Cuando se trata de patentes, hablamos de textos con un grado de especialización muy elevado, que contienen términos extremadamente técnicos y en los que se divulga la información científico-técnica más puntera.

En este sentido, somos conscientes de que la exactitud, precisión y fidelidad al texto original son cualidades primordiales en la traducción de patentes y, por este motivo, contamos con un equipo de traductores jurados en plantilla, nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, especializados en traducción de textos jurídicos y científico-técnicos, así como con colaboradores externos que poseen una dilatada experiencia profesional.  

Asimismo, llevamos a cabo el procedimiento de validación de las patentes traducidas ante la Oficina Española de Patentes y Marcas. Este procedimiento es necesario, según el Convenio sobre Concesión de Patentes Europeas (CPE), para que una patente europea concedida por la Oficina Europea de Patentes (EPO) adquiera validez en España. Dicho texto traducido será crucial para la defensa de su patente en nuestro país. 

Tecnología de traducción más avanzada

La coherencia y la cohesión terminológica a lo largo de la traducción de una patente constituyen un aspecto clave para conseguir un texto óptimo. Por esta razón, todos nuestros traductores trabajan con el último software especializado de traducción, donde se almacena toda la información previamente traducida para su posible utilización posterior. De este modo, se pueden optimizar los tiempos de entrega y la calidad de la traducción.

Traducción jurídica

Además de la traducción de patentes, Ballester IP ofrece servicios de traducción integrales en el campo jurídico, más concretamente, en el ámbito de la propiedad industrial, en una amplia variedad de combinaciones lingüísticas. Entre los documentos con los que trabajamos, se encuentran los contratos, las resoluciones judiciales, los documentos notariales, los certificados y las demandas.